Flowers

Descubriendo con Gesternova el mundo de los Certificados de Ahorro Energético.

El 26 de enero de 2023 entró en vigor el Real Decreto 36/2023, estableciendo un sistema de Certificados de Ahorro Energético para cumplir con el artículo 71.2 de la Ley 18/2014. Esta ley, que aprobaba medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia, trasponía a su vez al ordenamiento nacional la Directiva relativa a la Eficiencia Energética y creaba el sistema nacional de obligaciones de eficiencia energética.

La Directiva sobre Eficiencia Energética, en vigor desde 2012, exigía a los Estados miembros establecer metas específicas para reducir el consumo de energía, con el objetivo de reducir en un 20 % para el año 2020 el consumo de energía de la UE. Sin embargo, posteriormente, la Directiva fue revisada, fijando un nuevo objetivo de reducir el consumo de energía primaria y final en un 32,5 % para 2030 en toda la Unión Europea.

El objetivo de los CAE es dinamizar el mercado de la eficiencia energética y ayudar a cumplir los objetivos de ahorro de energía comprometidos con la UE de un modo más flexible y eficaz.

I. ¿Qué son los Certificados de Ahorro Energético?

Los Certificados de Ahorro Energético (CAE), también conocidos como certificados blancos, son una herramienta fundamental para impulsar medidas de ahorro y eficiencia energética, especialmente en el ámbito empresarial. Estos certificados acreditan un ahorro determinado de energía resultante de acciones específicas de eficiencia energética.

II. ¿Cómo Funcionan los Certificados de Ahorro Energético?

Existen tres actores claves para el buen funcionamiento de este sistema:

  • Las compañías que deben realizar contribuciones financieras al Fondo Nacional de Eficiencia Energética (FNEE), denominadas Sujetos Obligados, son las principales beneficiarias del Sistema de CAE. Estos Sujetos Obligados, como comercializadoras de electricidad o gas, pueden cumplir parte de sus obligaciones a través de la adquisición o promoción de acciones de ahorro energético que generen CAE.
  •  Los Sujetos Delegados, son todas las personas jurídicas de naturaleza pública o privada que hayan sido previamente acreditadas por el Coordinador Nacional del Sistema de CAE, y juegan un papel crucial al actuar como intermediarios que unifican la demanda y oferta, generando y suministrando estos certificados al mercado. Estas empresas especializadas no solo cumplen con una serie de requisitos para asumir la obtención de certificados, sino que también lideran la carga en la promoción y desarrollo de acciones generadoras de ahorro, es decir, proyectos de eficiencia energética.
  • Los Certificados de Ahorro Energético también interesan a los clientes finales, abarcando tanto el sector público como el privado. Empresas industriales, agrícolas, del sector terciario o de servicios, así como comunidades de vecinos, pueden obtener remuneraciones económicas adicionales al acometer proyectos de eficiencia energética que generen CAE.

Imaginemos un sujeto obligado o una empresa que ha recibido la acreditación correspondiente y ejerce como Sujeto Delegado, y que deciden trabajar en un proyecto de eficiencia energética para un cliente final o una industria. Éstos, al implementar medidas efectivas, logran ahorros energéticos tangibles. Aquí radica su valor: al certificar estos ahorros mediante la competente entidad de certificación, conocida como el Organismo Evaluador de la Conformidad (OEC), se generan los Certificados de Ahorro Energético (CAE).

¿Y qué ocurre con estos CAE certificados una vez se han generado? O bien el Sujeto Delegado tiene la facultad de venderlos a empresas que están obligadas a cumplir con las directrices del Ministerio, es decir, a los Sujetos Obligados, o bien directamente éstos últimos los liquidan contra sus aportaciones económicas al FNEEE, impulsando la cadena de eficiencia energética, y contribuyendo al cumplimiento de las obligaciones sectoriales.

III. Beneficios de los Certificados de Ahorro Energético

Los Certificados de Ahorro Energético tienen múltiples beneficios, entre ellos:

  • Flexibilización de obligaciones: Permiten a los sujetos obligados cumplir con sus compromisos de ahorro energético de manera más eficiente y económica.
  • Monetización de ahorros: Los consumidores finales pueden obtener beneficios económicos al generar ahorros energéticos certificados.
  • Generación de beneficios no energéticos: Impulso del empleo, competitividad y productividad empresarial derivados de las inversiones en eficiencia energética.
  • Alivio de la pobreza energética: Contribuyen a mitigar la pobreza energética, beneficiando a comunidades y usuarios finales.

Si quieres leer más sobre la energía verde, o como desmentir los mitos sobre ella, puede seguir leyendo en nuestro blog