Asesor de Tarifas

Encuentra tu tarifa de luz ideal

Encuentra tu tarifa de luz ideal

Saltear al contenido principal

La transición energética de los ciudadanos


Cuando aún no se han apagado los ecos de la Transición política en España, vienen a alojarse entre nosotros otras transiciones, pero esta vez más prolongadas y transcendentales que aquella de los años 70 y 80. Ahora se trata de la transición energética, o para citarla en toda su dimensión global, Transición Ecológica. El adjetivo que, acertadamente ha elegido el actual Gobierno socialista para su Ministerio del mismo título, está liderado con velocidad por la ministra Teresa Ribera, una experimentada en estos asuntos, fajada internacionalmente y reconocida como una incansable luchadora.

La transición ecológica va a afectar a nuestras vidas en las próximas tres décadas, que prometen ser de órdago. La España (y el mundo) que conocemos nunca volverán a ser igual cuando estos cambios se impongan en nuestros hábitos.

Tantas y tan profundas transformaciones no son un capricho de nuestra ministra; es un cambio que llega de manera general a todos los países y será liderado por las naciones más avanzadas, que tienen que transformar las tecnologías de nuestras sociedades para hacerlas más eficaces, menos costosas y más democráticas. Deben conseguir transitar de un mundo que avanza hacia el caos del cambio climático -del que ya estamos viviendo muchos ejemplos- a un planeta más sostenible donde siga siendo posible la vida de todos (fauna, flora y Humanidad) tal y como la concebimos.

Uno de los primeros cambios anunciados por Teresa Ribera ha sido el fin de la producción de los motores de combustión para 2040, que durante el último siglo ha sido una auténtica revolución en la movilidad de personas y mercancías, pero que de continuar así nos terminará ahogando. Su contaminación no sólo contribuye al cambio climático; también provoca un sin fin de enfermedades respiratorias que causas decenas de miles de muertes prematuras en España. La cifra sería millonaria si sumáramos a todos los países.

Aún así, los motores de combustión -diesel y gasolina- podrán funcionar hasta la mitad de siglo, añadiendo millones de muertes prematuras otra década más y calentando la atmósfera hasta niveles de no retorno. El cambio climático seguirá en marcha décadas más hasta que desaparezca la gran cantidad de gases de efecto invernadero que hemos inyectado sobre nuestras cabezas desde principios del Siglo XIX.

¿Cuál ha sido la reacción de la patronal española de fabricantes de coches? La más miedosa que cabría esperar. Dicen que no hay tiempo, que sufrirá el empleo y la industria del motor, del que nuestro país ocupa un digno sexto puesto. Alguien puede creer que un sector capaz de innovar modelos nuevos cada año, no es capaz de producir el coche del futuro en 22 años alimentado por energía eléctrica que no contamina y silencioso.

Y aquí entramos en la otra gran transición: la energética. Es decir, la fabricación de la electricidad. Ya conocemos las resistencias de este sector tecnológico básico en nuestra sociedad. La energía de origen nuclear está moribunda, pese a los palos en las ruedas que han puesto desde hace dos décadas a los cambios. Desde hace ya 20 años no se construyen centrales nucleares por los enormes riesgos que tienen y porque para sus residuos no se ha encontrado una solución aceptable. Cada año se cierran varias y ya no se reponen. Sólo China e India van a abrir una decena de ellas programadas hace mucho y por su acelerado consumo eléctrico. Pero en Europa y EEUU cierran una tras otra.

¿Qué decir de las centrales de carbón o gas? Las primeras tienen los años contados y las segundas llegarán hasta esa mitad de siglo en el que se eliminarán los coches de combustión. Lo dicen todos los expertos, salvo algunos negacionistas irredentos que cobran de la industria eléctrica actual. A esas centrales eléctricas las sustituirán las que generen electricidad de origen renovable: solar, eólica, mareomotriz, geotérmica o hidráulica y las que vayan surgiendo según avance la tecnología.

Aquí donde entono un mea culpa. ¿Cómo es posible que, creyendo a pies juntillas en la energía renovable y la necesidad de un cambio energético, haya tardado tanto tiempo en contratar a un comercializador de electricidad verde? La respuesta es fácil: el Gobierno del PP lo puso muy difícil con sus cambios normativos, su impuesto al sol y su casposismo en todo lo vinculado a la transición energética. Ya sabemos que un cuñado de Rajoy, supuesto experto, le había aconsejado que no creyera en el cambio climático. El anterior Gobierno actuó muy mal, lo que nos ha retrasado la toma de decisiones casi una década.

Recientemente me suministra la electricidad Gesternova. Una empresa comandada por un antiguo amigo, un innovador que ya en los años 80 fue el primero en traer ultraligeros o instalar minicentrales hidráulicas. Su actual empresa comercializa exclusivamente electricidad de origen renovable y el resultado que ya estoy viendo en la factura es que se ha reducido entre un 10% y un 20%, y, además, con ello contribuyo a apoyar ese consumo responsable que va en consonancia con la transición ecológica global que nos vienen anunciando desde las instituciones internacionales. Doble satisfacción, por tanto.

Invito a los demás a seguir esos pasos. Es muy sencillo. Mucho más sencillo que seguir con las tradicionales compañías eléctricas cuyo recibo es incomprensible y en el que van añadiendo conceptos raros que van sobrecargando la factura. Me arrepiento de no haberlo hecho antes. En cuanto sea posible, también cambiaré a mi proveedor de gas. Y es que en esto del cambio climático hay que apostar de forma “valiente”, como el otro día declaró Pedro Sánchez ante las protestas del sector del automóvil por los cambios necesarios y que llegarán, sí o sí, a nuestras vidas.


¿Quieres empezar a ahorrar con energía verde?
Cámbiate hoy a Gesternova Tarifa MeCambio

Gustavo Catalán Deus

Corresponsal ambiental freelance

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto

Paseo de la Castellana 259C
Torre de Cristal
28046 Madrid

Tfno: 900 373 105
Fax: 91 307 03 50
comercial@gesternova.com


Empleo

Si quieres trabajar en Gesternova y formar parte de un equipo joven y dinámico puedes enviarnos tu CV desde aquí

Volver arriba